Prueba de paternidad judicial

   Prueba de paternidad judicial

Una prueba de ADN o filiación con validez judicial se diferencia de las pruebas de ADN informativas en que tienen validez frente a un juez y, por tanto, tiene repercusión jurídica; filiación, paternidad y maternidad, procesos matrimoniales guarda y custodia, reclamación de derechos en nombre de los hijos, reclamación de herencias, etc.

Para que una prueba de ADN tenga validez legal o judicial se requiere que en el proceso de toma, registro y envío de la muestra hayan intervenido profesionales, peritos judiciales o médicos, que garanticen las identidades de las partes que se someten a la prueba.

Además, es fundamental asegurar la cadena de custodia o, lo que es lo mismo, ha de respetarse el conjunto de medidas establecidas con el fin de preservar la identidad e integridad de las muestras que pueden ser fuente de prueba de hechos con trascendencia judicial. Estas medidas consisten en el seguimiento estricto, documentando los distintos procesos a los que se somete la prueba: identificación y firma de las personas que recogen la muestra, fecha, lugar y hora de recogida, condiciones de almacenaje y de envío al laboratorio. Dicho almacenamiento y envío deben hacerse mediante sistemas que permitan detectar una hipotética manipulación.

Si se rompe la cadena de custodia, la prueba de paternidad no puede tener en ningún caso validez legal ni judicial.

Genologica ha desarrollado un test de mayor potencia que emplea 16 marcadores STRs autosómicos; los 13 de CODIS empleados por el FBI y 3 marcadores más (D8S1179, D21S11, D7S820, CSF1PO, D3S1358, TH01, D13S317, D16S539, D2S1338, D19S433, VWA, TPOX, D18S51, D5S818, FGA).

Genologica garantiza la prestación de servicios de filiación con validez legal y judicial, asegurando la correcta recogida y manipulación de las muestras y documentación, así como la cadena de custodia.